¡Ya soy odontólogo! ¿Y ahora qué hago?

estefania gonzalez facultad de odontologia universidad nacional de cordoba

Este apartado es un tanto personal. Una de las grandes decisiones de nuestras vidas es saber cual es nuestro propósito y luego vienen otras igual de importantes, con quién pasaremos nuestra vida, si tendremos hijos, dónde viviremos. ¿pero qué sucede cuando ya terminamos la carrera que elegimos, aquella que nos da propósito de vida? En mi caso personal, ya soy odontóloga y ahora qué hago?

Las respuestas son conocidas ¡Querida búsquese un trabajo y manos a la obra!

Pero caminar como novato no es fácil, para algunos, o por lo menos no fue fácil para mi. En esos días tuve una intranquilidad, poca seguridad y temor. Sentí que todos mis días eran los primeros días de practica… hasta que me acostumbre.

Lo qué si aprendí de quien considero mi mentor y es mi tío, es que lo primero es transmitir seguridad y lo segundo crear un personaje. Luego lo escuche de mi mejor amigo, lo vi en mis colegas. Y la verdad es que en esos momentos «tenes que creertela»

Las personas tienen distintas personalidades, son cuatro temperamentos, de allí es la premisa de poder conocerse a uno mismo, para saber qué camino tomar y controlar las emociones. Esto nos ayudará a sobrellevar los primeros meses en el consultorio o clínica. En sí en el trabajo.

Entonces aprendí que es importante creer en uno mismo, tener confianza en lo que hace y lo que sabe. Y me puse manos a la obra.

Primero: Me dije día tras día «soy odontóloga, yo sé, yo puedo manejar la situación»

Segundo: No sale, estas nervioso, no lo puedes resolver. Ponemos pasta provisoria y que vuelva al día siguiente, consultamos con alguien que sepa más y frescos volvemos. No tengas miedo que de toda situación se aprende, sí que se aprende.

Tercero: Hacer YOGA. Aprender a controlar tu cuerpo. Es fundamental desconectarse, saber respirar y controlar el cuerpo.

Esto es tanto un pequeño recordatorio para mi y unos pequeños consejos para tí. Ciertamente la vida no es fácil, nos encontramos en todo momento resolviendo situaciones en el consultorio, brindando servicio a seres humanos que piensan y sienten como nosotros. Pero eso no quiere decir que te olvides de tí. Asi que quierete y comienza a cambiar, el temor no tiene porque robarte lo lindo de la practica odontologica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.